Destacado

INTRODUCCION.

Este es el extracto de la entrada.

Con la intención de mantener adecuadamente informadas a nuestras pacientes, y en general,  a toda la población femenina, el Dr. Francisco Valdivieso publicará, periódicamente, artículos en los que se expondrán  los temas relacionados con la Obstetricia y la Ginecología  que por su trascendencia o frecuencia puedan resultar de más interesantes para ellas. Su contenido estará actualizado y será práctico, conciso, claro, sin tecnicismos y de fácil comprensión.

Esperamos que sirvan para adquirir unos conocimientos que permitan resolver dudas, romper mitos, saber prevenir determinadas enfermedades y  tomar decisiones correctas.

 

 

ANTICONCEPCION DE URGENCIA

ANTICONCEPCION DE URGENCIA

Se considera como Anticoncepción de Urgencia (AU) a aquella actuación excepcional (utilizando un fármaco o colocando un dispositivo intrauterino, DIU) con la que se pretende evitar un embarazo,  tan pronto como sea posible, después de un coito no protegido.

Aunque existen otros métodos, en España, solo están autorizados la colocación de un DIU y la mal llamada “Píldora del día siguiente” ya que erróneamente  puede interpretarse como que se debe de tomar el día después del coito desprotegido o “Píldora Postcoital”, término también erróneo ya que permite suponer que puede utilizarse después de cualquier coito.

La AU está indicada en los casos de: Violación, tras un coito inesperado no protegido, si se ha producido una rotura o desplazamiento del preservativo, si no se ha realizado correctamente la anticoncepción hormonal ( píldora, parche o anillo vaginal) cuando  se ha eyaculado antes de la retirada, si no se ha calculado correctamente el periodo fértil o cuando la mujer lo solicite, pero no debe de ser utilizada, como lamentablemente se está haciendo, como un método anticonceptivo tras un coito premeditadamente desprotegido.

Actualmente, en España, hay comercializados tres productos como “Píldoras hormonales para la AU”: Norlevo, Postinor y ellaOne. Los dos primeros contienen 1.500 microgramos de Levonorgestrel,  en el comprimido, y el ellaOne 30 miligramos de Acetato de Ulipristal. Desde el día 28 de septiembre del 2009 la ley permite adquirir el Norlevo y el Postinor, en cualquier farmacia, sin receta médica, sin control médico previo y aunque se sea menor de edad. Para adquirir el ellaOne se necesita receta médica.

Para una utilización correcta el comprimido de cada uno de estos preparados se debe de tomar lo más pronto posible después del coito ya que su eficacia disminuye según pase el tiempo. El Norlevo y el Postinor, tomados dentro de las primeras 24 horas tienen una eficacia  del 95 %,  entre las 24 y 48 horas su eficacia disminuye al 85 %, y entre las 48 y 72 horas baja al 58 %, después ya no son efectivos. El ellaOne también debe de tomarse lo más pronto posible.  Durante las primeras 72 horas tiene una eficacia similar a los dos anteriores; pero la mantiene hasta en un 65% a los 5 días después del coito.

Estos medicamentos se pueden tomar en cualquier día del ciclo, a cualquier hora, con o sin alimentos y si se vomitan antes de las 3 horas se debe de repetir la toma con un antiemético. La mayoría de las veces la menstruación baja cuando corresponde pero se puede adelantar o atrasar unas días. Si se retrasa más de 7 días debe de hacerse un test de gestación

Las reacciones adversas más frecuentes y comunes a los tres preparados son: Nauseas, vómitos, diarreas, dolor abdominal, cefaleas, mareos, cambios del estado de ánimo y tensión mamaria. El ellaOne puede favorecer la aparición de infecciones en el aparato respiratorio, urinario, ocular o genital. Cuando se toman frecuentemente o varias veces en el mismo ciclo el método resulta menos eficaz y aparecen más reacciones adversas. Solo está contraindicada en el embarazo, aunque debe de tomarse con precaución en casos de hepatopatías o alteraciones cardiovasculares.

La AU está considerada como un método eficaz, muy seguro y con unos mínimos riesgos para la salud de las mujeres adultas o adolescentes, lo que permite incluirla en el listado de los medicamentos esenciales que pueden ser dispensados libremente, pretendiendo con ello reducir el número de embarazos no deseados y de interrupciones voluntarias  (IVE) de los mismos. Mucho más importante que la libertad absoluta para su adquisición y la permitida arbitrariedad para tomarla, es la práctica de una relación sexual segura y responsable que haga innecesaria su administración.

El mecanismo de acción depende del momento del ciclo en el que se tomen estos medicamentos. Cuando la toma se realiza antes de la ovulación, el embarazo se evita porque se inhibe o retrasa esta ovulación, pero cuando se toma después de haber ovulado y ya se ha producido la fecundación, no cabe duda de que actuarían, sobre todo el ellaOne, dificultando el traslado del ovulo fecundado por la trompa  e impidiendo la implantación de este en el útero, a los 6-7 días después de la fecundación, lo que  puede ser considerado, en este caso, como un mecanismo abortivo. Los que opinan que este mecanismo no es abortivo se basan en la afirmación de que el embarazo empieza cuando el ovulo fecundado ya está implantado en el útero. No existe ningún tratado de Obstetricia antiguo ni moderno en el que se considere la implantación como el momento del inicio del embarazo. Siempre hemos empezado a contar el tiempo de embarazo desde la fecundación. De cualquier forma, lo importante no es discutir sobre cuando empieza el embarazo, lo esencial es reconocer que desde la fecundación existe un “ser vivo humano” y que existe la posibilidad de que, fundamentalmente el ellaOne,  pueda impedir su desarrollo.

El DIU de alta carga de cobre, aunque aceptado, es muy poco utilizado como AU. Se puede implantar hasta las 120 horas después del coito desprotegido, con una eficacia del 99%. Si su colocación es inmediata al coito el embarazo se impediría por la capacidad espermicida (muerte de los espermatozoides) del cobre, pero si ya se ha producido la fecundación actuaría impidiendo la implantación del ovulo fecundado. No debe de ser utilizado en las adolescentes.

La Conferencia de Consenso de la Sociedad Española de Contracepción informa de que la utilización de la AU no ha provocado un cambio en el uso de la anticoncepción habitual ni un aumento de las infecciones de transmisión sexual (ITS), afirmación que puede ponerse en duda o, al menos, en cuarentena, ya que venimos observando como algunas adolescentes tienen relaciones sexuales sin protección y sin miedo al embarazo con la tranquilidad que les da el tener a su disposición la AU.

La práctica de unas relaciones sexuales responsables y la utilización de métodos anticonceptivos adecuados, reduciría la utilización de una AU solo a los casos en los involuntariamente se produzca un fallo del método utilizado.

 

  1. VALDIVIESO.

 

ANTICONCEPCION HORMONAL PROLONGADA. (AHP): SEASONIQUE.

ANTICONCEPCION HORMONAL PROLONGADA (AHP): SEASONIQUE.

Cuando en la década de 1950 a 1960 se comercializó la AHP, por vía oral, lo hizo en un formato de 21 días de tratamiento y siete de descanso, seguida de la misma pauta durante el tiempo que se deseara seguir con este método anticonceptivo. Se pretendía evitar el embarazo manteniendo el ciclo menstrual normal de cada 28 días. Por aquellos entonces, la inmensa mayoría de las mujeres preferían tener menstruaciones regulares. Tengamos en cuenta que, frecuentemente, instauramos tratamientos hormonales anticonceptivos con la intención de regular el ciclo, aunque no se precise su efecto anticonceptivo. Lo mismo sucedió cuando aparecieron otras vías de administración de la anticoncepción hormonal tales como: El anillo vaginal, el parche o la vía intramuscular mensual.

El ciclo menstrual mensual, a lo largo de la historia y en diferentes comunidades, no se ha mantenido siempre igual. En la antigüedad, y actualmente en algunas poblaciones que se dedican, principalmente, a la agricultura y a la caza, las mujeres tiene 3 veces menos menstruaciones, a lo largo de su vida, que la mujer actual del mundo desarrollado. Hace unas décadas, cuando las mujeres modernas iniciaban las menstruaciones a una edad un poco más tardía (14-16 años) tenían pronto el primer embarazo, prolongaban la lactancia y tenían más hijos, su número de menstruaciones era mucho menor que el de las actuales; que inician las menstruaciones a los 12 años, tienen el primer y frecuentemente único hijo después de los 30, no lactan, y además, tienen más tarde la menopausia. Estas circunstancias hacen que, ahora, las mujeres tengan, a lo largo de su vida reproductiva, un mayor número de menstruaciones.

Debemos de preguntarnos: ¿Se puede o debe de mantener el mito de que la menstruación mensual es beneficiosa o necesaria para mantener la salud de la mujer? La respuesta es NO. Si bien, en diversas circunstancias procuramos regular el ciclo alterado que presentan algunas mujeres, con el fin de evitar el perjuicio que les pueden acarrear los desequilibrios hormonales,  si distanciamos el intervalo inter-menstrual con tratamientos hormonales no perjudicamos, si no, posiblemente, todo lo contrario, a la mujer. El aumento del número de ciclos menstruales que presentan las mujeres occidentales, pudiera estar en relación con el aumento de canceres en los órganos reproductivos de la mujer. El efecto beneficioso de la AHP sobre la endometriosis, la dismenorrea o sobre toda la sintomatología peri-menstrual, está sobradamente reconocido.

Si bien en el 2008, el Dr. Sánchez Borrego presentó los resultados de una encuesta que ponían de manifiesto el que solo el 24.5% de las españolas aceptaba suprimir la menstruación con un método hormonal anticonceptivo prolongado; en el 2016, él estudio ISY, realizado con 2883 mujeres de varios países europeos, entre ellos España, descubrió que: actualmente, más del 55 % de las españolas prefieren tener las menstruaciones cada tres meses en vez de cada mes. Los principales motivos (no médicos) de este cambio de actitud y preferencia son: los deseos de que la menstruación no afecte a la vida sexual, social, deportiva o laboral.

Aunque la prolongación, durante unos días, de la toma de la píldora, de la permanencia del anillo vaginal o del parche transdérmico, con el fin de atrasar una inoportuna menstruación, así como la anticoncepción hormonal con solo gestágenos a través de la minipíldora, el implante subdérmico o los DIUS Mirena y Jaydess, se puedan considerar como una forma de AHP, la primera pauta diseñada específicamente como una AHP, se empezó a utilizar en Estados Unidos en el año 2003. En un principio consistía en la administración durante 91 día de unos comprimidos, de los cuales 84 eran acticos (tenían contenido hormonal) y los 7 últimos eran placebo, lo que permitía el tener menstruaciones cada 3 meses, 4 al año. En el 2006 y con el fin de minimizar los síntomas adversos que podían presentarse durante el periodo de 7 días libre de hormonas y de disminuir el ya escasísimo riesgo de una hipotética ovulación y consecuente embarazo durante esos días sin hormonas, la pauta se modificó añadiéndole una baja dosis de estrógenos a los últimos 7 comprimidos. Así nació el producto autorizado en España para la ANTICONCEPCION HORMONAL PROLONGADA: SEASONIQUE.

Seasonique se presenta en un envase de 91 comprimidos, 84 de color rosa que contienen, cada uno, 150 microgramos de Levonorgestel y 30 microgramos de Etiniestradiol y 7 comprimidos de color blanco que cada uno contiene 10 microgramos de Etinilestradiol. Su forma de administración es similar a la de la clásica píldora. Empezando el primer día de la menstruación se debe de tomar un comprimido cada 24 horas, aproximadamente a la misma hora, de forma continua, hasta acabar los 91 comprimidos y siguiendo el orden establecido. Cuando se acaba un envase se debe de empezar la toma de otro, sin interrupción (debe de coincidir el mismo día de la semana que el anterior). La hemorragia por deprivación (sangrado programado) debe de producirse coincidiendo con los comprimidos blancos que llevan solo una baja dosis de estrógenos. Como sucede con los modernos anticonceptivos de pauta cíclica de 28 días, en un 15 % de mujeres no existe este sangrado programado. Así mismo, al igual que con estos, durante el primer ciclo cabe esperar la presencia de escasos pero irregulares sangrados no programados que irán desapareciendo en los ciclos sucesivos.

Su eficacia es mayor del 99 %, incluso superior a la de otros anticonceptivos tomados de forma cíclica cada 28 días.

Seguridad. Pudiéramos pensar que al someternos a una administración hormonal más continua y prolongada deberían presentarse más efectos secundarios o complicaciones. No sucede así. Comparada con la pauta cíclica, en la prolongada no se observan más efectos adversos. Por esto, en este capítulo podemos remitirnos a lo referido en el artículo dedicado a: “Anticoncepción Hormonal: Efectos secundarios, Indicaciones y Contraindicaciones”.

Para más información os remitimos a la “ficha técnica” del producto.

Dr. Francisco Valdivieso.

LA OBESIDAD. SU RELACION CON LA OBSTETRICIA Y GINECOLOGIA

LA OBESIDAD. SU RELACION CON LA OBSTETRICIA Y GINECOLOGIA

Ahora, que diversos medios de comunicación se hacen eco de la importancia que tiene la obesidad, de los graves perjuicios que tiene sobre nuestra salud, así como de los diferentes métodos que existen para combatirla, me parece oportuno el publicar este artículo en el que expongo la relación de esta con problemas obstétricos-ginecológicos.

En un reciente  Congreso de la Sociedad Andaluza de Ginecología y Obstetricia (SAGO); he sido el encargado de presidir la mesa y moderar el coloquio dedicado al “Manejo de la Obesidad”. Mi implicación y dedicación a luchar contra la obesidad me animan a hablaros de este tema y a advertiros de las nefastas consecuencias que esta tiene sobre la mujer, en el ámbito de la Obstetricia y la Ginecología.

La obesidad, en la actualidad, es la segunda causa de muerte en América y Europa, y la situación va empeorando ya que, en las nuevas generaciones, la prevalencia del sobrepeso va en aumento, siendo, entre jóvenes de 20 a 30 años del 65%. Ya se considera la obesidad como una pandemia a escala mundial. Una persona obesa a los 40 años, tiene disminuida su expectativa de vida en 7 años.

Para introduciros en el tema os explico que es lo que entendemos por obesidad. Nuestro peso ideal o el sobrepeso viene determinado por el  Índice de Masa Corporal (IMC) que tenemos y que se calcula dividiendo nuestro peso (en kilos) por la talla (en metros) elevada al cuadrado.

Según nuestro IMC tendremos:

  • Delgadez: IMC menor de 18.5
  • Normopeso: IMC entre 18.5 y  25
  • Exceso de peso: IMC entre 25 y 30.
  • Obesidad: IMC mayor de 30.
  • Obesidad mórbida: IMC = o mayor de 44.

Una vez conocido esto ya podéis empezar a pesaros, mediros, calcular vuestro IMC y saber a qué grupo pertenecéis.

Seguro que a algunos de vosotros, vuestras madres os habrán contado que, al nacer, pesasteis más de 5 kilos, y que fuisteis la admiración de las vecinas, las cuales, al veros, exclamaron: ¡qué hermoso, pero si ha nacido criado!. Aunque ponemos en duda estos exagerados pesos que la mayoría de las madres refieren, si podemos afirmar que esos recién nacidos no son dignos de admirar o envidiar si no de lamentar y vigilar ya que son mucho más vulnerables a todo tipo de enfermedades y complicaciones, por lo que los llamamos: “gigantes con pies de barro” y tienen más posibilidades de ser obesos en la edad adulta. Esta misma admiración suscitan los niños con sobrepeso, sin que seamos conscientes de que la obesidad infantil, sobre todo a partir de los 3 y 7 años, es un importante factor de riesgo para ser obeso de adulto. De ahí el interés que debemos de poner en evitar la obesidad en nuestros niños.

Los problemas ginecológicos empiezan en la adolescente obesa en forma de trastornos menstruales, sobre todo atrasos y  ausencia de menstruaciones, que nos obligan a instaurar tratamientos hormonales, que, en algunos casos, dificultan el poder adelgazar y que se solucionarían fácil y simplemente adelgazando. En esta etapa, la obesidad es también un factor predisponente para la obesidad del adulto. Es, en este momento, cuando más interés debemos de poner en corregir la obesidad ya que se obtendrán mejores resultados y evitaremos las posteriores complicaciones.

Cuando la mujer adulta obesa busca el embarazo se encuentra con que su fertilidad está disminuida y que frecuentemente necesitará tratamientos, sobre todo estimuladores de la ovulación, a los cuales responderá peor, lo mismo que a las diferentes técnicas de reproducción asistida que, tal vez, necesite. Esto, es tan evidente que la propia Sociedad Española de Fertilidad recomienda y el Servicio Andaluz de Salud exige, que la mujer tenga un IMC inferior a 32 antes de iniciar una Técnica de Reproducción asistida.

Si se consigue el embarazo, los problemas no acaban, aparecen otros nuevos. La mujer debe de saber que si no corrige su obesidad, antes de la gestación, tendrá más posibilidades de:

  • Sufrir un aborto precoz espontaneo.
  • Presentar diabetes gestacional, hipertensión, síndrome de HELLP, tromboembolismo y apnea del sueño.
  • Acabar con un parto instrumental (fórceps, vacuo-extracción, cesárea, etc.) con las complicaciones inherentes a la intervención y a la anestesia.
  • Tener un hijo con alguna malformación (que ha sido difícil de diagnosticar) o con un  gran peso que posiblemente le haga ser obeso infantil y adulto.
  • Estar expuesta a un mayor riesgo de traumatismo obstétrico materno-fetal.
  • Tener más complicaciones durante el puerperio.
  • Presentar mayores dificultades para poder ofrecer una lactancia materna.
  • Empeorar su estado nutricional tras la gestación.

Todo esto hace imprescindible el que la mujer obesa sea atendida, antes de quedarse embarazada, en una consulta preconcepcional, donde se le explique todo lo que le puede suceder y lo que debe de hacer para evitarlo. Así mismo, su embarazo debe de ser considerado como de Alto Riesgo Obstétrico y controlado como tal.

La anticoncepción es muy importante en estas mujeres, y aunque la obesidad no contraindica ningún método anticonceptivo, las enfermedades que la suelen acompañar: diabetes, hipertensión, litiasis biliar, antecedentes de tromboembolismo, varices, etc., pueden contraindicar la anticoncepción hormonal (AH). Es posible que la AH, sobre todo los parches, sea menos efectiva en estas mujeres. El miedo infundado a engordar hace que muchas mujeres rechacen la AH.

Acabada la edad reproductiva se llega a la menopausia la cual se asocia a un aumento de peso y a un acumulo de grasa en la región abdominal (central) que es independiente a la edad, dieta, ejercicio o hábito de fumar y que si está relacionada con los cambios hormonales, fundamentalmente con el aumento de los andrógenos (hormonas masculinas). Las mujeres obesas presentan más síntomas menopáusicos que las que tienen una IMC normal y, sobre todo, tienen más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, ictus, diabetes, hipertensión, procesos tromboembólicos y artrosis, especialmente de rodillas. Es necesario corregir la obesidad antes de llegar a la menopausia ya que en esta etapa resultará más difícil y las dietas pueden favorecer la pérdida de masa ósea.

Especial interés tiene el conocer la relación existente entre la obesidad y algunos cánceres ginecológicos. Está perfectamente demostrado que cuanto más peso se tiene, más riesgo se corre de padecer un cáncer de mama. Lo mismo sucede con el cáncer de endometrio (el 80% de las que lo padecen, son obesas). Aunque mínimamente, también tienen aumentado el riesgo de padecer cáncer de ovario. Las dificultades para poder realizar un buen tratamiento quirúrgico, radioterápico, quimioterápico u hormonal,  hacen que el pronóstico sea peor en estas pacientes obesas, las cuales, especialmente con IMC mayor de 40, tienen un 60% más de probabilidad de morir por cualquier cáncer, que las de peso normal.

Soy consciente de que algunas enfermedades o la toma de determinados medicamentos, especialmente los ansiolíticos o antidepresivos, a los que, lamentablemente, están sometidas la mayoría de las mujeres, pueden favorecer la obesidad y dificultar su corrección (no todas las obesas lo son por comer mucho). Sé que muchas mujeres han intentado adelgazar en numerosas ocasiones, haciendo dietas milagrosas pero imposibles de continuar y que al dejarlas recuperan con creces su peso. La imposibilidad de realizar el ejercicio necesario dificulta o impide, en algunos casos, el adelgazar. Reconozco qué, aunque una gran mayoría de mujeres son obesas porque lo son desde niñas o no han sabido o querido cuidarse, otras lo han intentado y por una u otra causa no lo han conseguido, pero esta información va dirigida a todas. Debemos de ser conscientes del mal que, para la salud, supone la obesidad y de que tenemos que hacer lo posible e imposible para corregirla, cuanto antes mejor. Huid de las dietas milagrosas que ha realizado la vecina, con la que ha adelgazado 20  kilos en unos meses o semanas. Haced dietas equilibradas y saludables que puedan mantenerse siempre, que resulten atractivas y apetecibles y podáis incorporarlas a vuestros hábitos, acompañarlas de un moderado ejercicio y procurad ser felices adelgazando de forma suave y progresiva.

Es posible que consideréis radical o incluso agresiva esta información. Lo he escrito de una forma consciente intentando ayudar, aunque sea asustando un poquito; pero no podemos perder ni un solo día en empezar la lucha contra la obesidad y no  darle tregua. Puede resultar difícil, pero el adelgazar y mantener un peso adecuado no es imposible. Pasadlo bien, pero comiendo y bebiendo con moderación.

Dr. Francisco. Valdivieso.

 

 

ANTICONCEPCION HORMONAL. VIA INTRAMUSCULAR.

ANTICONCEPCION HORMONAL VIA INTRAMUSCULAR

  • Por ser la menos utilizada en España, he dejado para el último lugar la Anticoncepción Hormonal por vía intramuscular.
  • En España existen comercializados solo dos preparados de estas características: El Topasel y La Depo Progevera.

depopro

TOPASEL.

Consiste en un método anticonceptivo que pertenece al grupo de la anticoncepción hormonal combinada (AHC) ya que contiene un estrógeno y un gestágeno. Se presenta en una ampolla para inyección intramuscular profunda, mensual, y tiene el mismo mecanismo de acción, eficacia, indicaciones, contraindicaciones, efectos secundarios, etc. que los demás anticonceptivos de este grupo.

Cuando  se inicia el tratamiento, la primera inyección de debe de poner el 8º día del ciclo, aceptándose cualquier otro día comprendido entre el 7º y el 10º. En los ciclos sucesivos también se debe de repetir la inyección el 8º día del ciclo, es decir, a los 8 días de haberse iniciado la menstruación. Para no tener que estar contando los días y no equivocarse, puede resultar más cómodo y práctico el ponerse la  inyección cada mes, coincidiendo el mismo día, lo cual resulta aceptable, siempre que se ponga entre los días 27 y 33 del ciclo.

Su utilización resulta más cómoda que la píldora diaria y favorece el mejor cumplimiento; pero tiene el inconveniente de que regula peor el ciclo, incluso puede provocar algunos trastornos menstruales, de que sus efectos secundarios pueden ser más severos y sobre todo duraderos, ya que, al menos, permanecerían más de un mes. La ovulación no se recupera hasta pasados tres meses de la última aplicación. Todos estos son los motivos por los que se utiliza poco.

No está financiada por la Seguridad Social y necesita la prescripción médica.

DEPO PROGEVERA.

Es un método anticonceptivo que pertenece al grupo de la Anticoncepción Hormonal con Solo Gestágenos (MSG) ya que solo contiene 150 mg de un gestágeno llamado: Acetato de Medroxiprogesterona. Se presenta en una inyección para aplicación intramuscular profunda, cada 3 meses, ya que tiene una acción depot. Tiene la misma eficacia y los mismos mecanismos de acción. indicaciones, contraindicaciones, efectos secundarios, etc. que los demás anticonceptivos de este grupo; pero con diferentes principios activos y vías de administración.

Cuando se inicia el tratamiento, la primera inyección de debe de aplicar dentro de los cinco primeros días del ciclo y repetir, periódicamente, cada 3 meses. Si pasan 14 o más semanas, la eficacia disminuye.

Como cualquier otro método anticonceptivo con solo gestágenos, produce alteraciones del ciclo menstrual, que en este caso se caracterizan por sangrados frecuentes, persistentes e irregulares, durante los primeros meses, y amenorrea (ausencia de menstruación) más adelante. Los efectos secundarios también son más duraderos ya que, al menos, persisten 3 o 4 meses desde la última aplicación. La fertilidad no se recupera hasta pasados 10 meses de la última aplicación. En mujeres adolescentes puede afectar a la masa ósea. A pesar de la comodidad de uso y fácil cumplimiento, estos efectos secundarios son los causantes de su escaso uso.

Tampoco está financiada por la Seguridad Social y también necesita receta médica.

ANTICONCEPCION HORMONAL CON SOLO GESTAGENOS. INTRAUTERINA. DIUS: MIRENA Y JAYDESS.

ANTICONCEPCION HORMONAL CON SOLO GESTAGENOS: (INTRAUTERINA)                       DIUS: MIRENA Y JAYDESS.

En la actualidad disponemos de dos modelos de DIUs para la anticoncepción hormonal por vía intrauterina: Mirena y Jaydess. Ambos comparten los mecanismos de acción, las indicaciones, contraindicaciones y efectos secundarios; existiendo algunas diferencias en su tamaño, composición y duración.

 

jaydess-2

El DIU Mirena consiste en un dispositivo en forma de T, parecido a los DIUs de cobre, de 32 mm de ancho y los mismos de alto. Sus excipientes son: Elastómero de polidimetilsiloxano, sílice coloidal anhidra, polietileno, sulfato de bario y oxido de hierro. Como preparado hormonal (principio activo) en el brazo central lleva 52 mg de Levonorgestrel, el mismo gestágeno que algunas píldoras y que el Implanon. De esta hormona, cada día, se libera una pequeña cantidad (20 microgr) que pasan a la sangre y resultan suficientes para cumplir con su función anticonceptiva y producir los mínimos efectos secundarios. Su duración es de 5 años.

El DIU Jaydess tiene la misma forma pero es un poco más pequeño, 28 mm de ancho, por 30 mm de largo. Lleva los mismos excipientes que el Mirena y además un anillo de plata que sirve para su localización ecográfica. Como preparado hormonal también lleva el Levonorgestrel, pero solo 13,5 mg del cual se liberan, diariamente, 10 microgr; alcanzándose, en sangre, una concentración hormonal inferior a la de los Anticonceptivos Hormonales Combinados, por cualquiera de sus vías de administración. Su duración es de 3 años.

Los mecanismos por los cuales impiden el embarazo son:

  • Espesan el moco cervical e impiden el paso de los espermatozoides hacia el útero.
  • Inhiben la motilidad y funcionalidad de los espermatozoides en el útero y en las trompas.
  • Inhiben la proliferación de la mucosa endometrial.

En la mayoría de las mujeres no evitan la ovulación.

Las contraindicaciones comunes a ambos DIUs son: El embarazo, procesos infecciosos a cualquier nivel del tracto genital, displasias cervicales, cáncer uterino o de mama, deformaciones de la cavidad uterina que dificulten su implantación, ya sea por anomalías congénitas o por miomas, enfermedades hepáticas agudas, tumores hepáticos y alergia a algunos de los componentes.

La reacción adversa más frecuente es la alteración del sangrado menstrual que, si bien al principio suele ser duradero y frecuente, con el paso del tiempo se convierte en escaso, infrecuente o incluso ausente.

Este método anticonceptivo está indicado principalmente en mujeres que presenten alguna contraindicación o efecto adverso a los estrógenos, que sean olvidadizas o no deseen la toma diaria de una píldora, que tengan menstruaciones muy abundantes, que deseen mantener su ovulación y acepten el sangrado menstrual irregular. Por lo general, el Mirena estaría indicado en mujeres adultas con menstruaciones abundantes y duraderas, que, a veces le provocan anemia, y el Jaydess en jóvenes que desean mantener su ciclo hormonal.

 

ANTICONCEPCION HORMONAL CON SOLO GESTAGENOS. IMPLANTE SUBDERMICO: IMPLANON-NXT.

ANTICONCEPCION HORMONAL CON SOLO GESTAGENOS.                                        IMPLANTE SUBDERMICO: IMPLANON- NXT

Implanon NXT es un anticonceptivo con solo gestagenos (MSG) de larga duración, que consiste en una varilla (implante) de material compuesto por vinilo y bario, no biodegradable, flexible, radiopaco, de color blanco y de unos 4 cm. de largo y 2 mm. de diámetro, que contiene 68 mg. de un gestágeno llamado Etonogestrel (el mismo que contiene el anillo vaginal). Este implante se presenta precargado en un aplicador estéril y desechable.

implanon-2

Debe de ser insertado por un profesional sanitario especialmente adiestrado para ello. Se coloca en la cara interna del brazo menos utilizado, a unos 8 cm. por encima de la articulación del codo, justo por debajo de la piel (subdérmico). Esta inserción resulta rápida, sencilla e indolora ya que se utiliza anestesia local. Debe de realizarse durante los 5 primeros días del ciclo, preferiblemente el primero. Si se realiza en ese momento, es eficaz desde entonces, pero si se retrasa su implantación no es eficaz hasta pasados 7 días. Tras su inserción, se palpa fácilmente, pudiendo ser controlado por la propia mujer. Es muy improbable que se desplace, pero si sucede y no puede localizarse mediante la palpación, se puede localizar con una radiografía.

Una vez colocado, el Etonogestrel empieza a liberarse, a pequeñas dosis y de una forma continua, de tal manera que le permite tener un efecto anticonceptivo por los mecanismos explicados en artículos anteriores y mantenerlo durante 3 años. Este método es considerado con el más eficaz de los anticonceptivos hormonales. Puede ser retirado en cualquier momento que desee la mujer, si bien, y dado que su eficacia perdura 3 años, resulta lógico mantenerlo durante este tiempo y, tras su retirada, insertar otro si se desea. En mujeres con sobrepeso, puede plantearse el retirarlo antes. Una vez retirado, la función ovárica se recupera inmediatamente y más del 90% de las mujeres ovulan a las tres semanas de ser retirado.

Tiene las mismas indicaciones que cualquier otro MSG pero, por sus características, es más recomendable que los demás en mujeres olvidadizas que no quieren tomar una píldora diaria o no podemos estar seguros de su cumplimiento, en las que presentan problemas digestivos y no deben de utilizar la vía oral y en las que está contraindicada la colocación de un DIU. No resulta visible por lo que es un método que preserva la privacidad.

Sus contraindicaciones y efectos secundarios son similares a los de los demás MSG. Insistimos en que el principal inconveniente que presenta la anticoncepción con un MSG es la alteración del patrón de sangrado menstrual, motivo por el cual alrededor de un 12% de las mujeres abandonan este método. No se ha establecido aun su seguridad y eficacia en adolescentes menores de 18 años.

ANTICONCEPCION HORMONAL CON SOLO GESTAGENOS. VIA ORAL

         ANTICONCEPCION HORMONAL CON SOLO GESTAGENOS. VIA ORAL

La Píldora con Solo Gestágenos (PSG) también llamada minipíldora, es un método anticonceptivo muy seguro y eficaz, indicado en aquellos casos en los que está contraindicada o presenta efectos secundarios inasumibles por la mujer, la AHC, y que ya hemos expuesto en el artículo anterior.

Existen tres preparados comerciales (Cerazet, Azalia y Nacrez) todos financiados por el Sistema Nacional de la Salud, que se presentan en envases de 28 píldoras, cada una de las cuales contiene 75 microgramos de Desogestel (metabolito activo del Etonogestrel) que es el mismo gestágeno que lleva el anillo vaginal. Un gestágeno potente, bien tolerado, con una vida media de 30 horas y que inhibe la ovulación en el 97% de los ciclos.

Como dijimos anteriormente, el efecto anticonceptivo de los MSG y por lo tanto de la minipíldora, no es solo evitando la ovulación si no que, además, producen unas alteraciones en el moco cervical, endometrio y trompas que dificultan el paso de los espermatozoides, de ahí su alta eficacia.

La minipíldora, además de en otras situaciones, está especialmente indicada durante la lactancia, ya que se ha comprobado que no disminuye la cantidad ni la calidad de la leche. Tampoco altera las concentraciones de proteínas, lactosa o grasas. Otras indicaciones son las mujeres fumadoras de 35 años, las hipertensas, diabéticas o que presenten contraindicaciones o intolerancia a los estrógenos.

Durante la lactancia, la minipíldora puede empezar a tomarse a partir de la 6ª semana tras el parto, aunque no se haya tenido aún la primera menstruación. Después de un aborto precoz (del primer trimestre) puede empezar a utilizarse desde el día siguiente. Si antes no se estaba utilizando ningún método anticonceptivo hormonal, se debe de iniciar la toma el primer día del ciclo. Si se desea cambiar de una AHC, la minipildora se debe de tomar al día siguiente de la última píldora activa anterior, o el mismo día de la retirada del anillo vaginal o el parche. Lo mismo sucede si se retira un implante o un DIU hormonado. Si la toma se atrasa un día, deberá de tomar otras precauciones anticonceptivas durante, al menos, los 7 días siguientes.

Una vez iniciada el tratamiento, se debe de continuar la toma de una píldora diaria, procurando que sea siempre a la misma hora, preferiblemente al acostarse o cuando le resulta más cómodo y más fácil de recordarlo a la mujer. Acabado el envase de 28 píldoras, sin descanso, se debe de iniciar otro envase, y así sucesivamente.

Si se produce un olvido por un tiempo inferior a 12 horas, se puede tomar la píldora olvidada inmediatamente sin ninguna otra prevención, pero si el tiempo transcurrido es mayor de 12 horas, además de tomarse  la píldora correspondiente, se deben de realizar otras medidas anticonceptivas durante las 48 horas siguientes. Esto es lo recomendado por la OMS, aunque las casas comerciales recomiendan prolongar estas medidas durante 7 días.

Debo de insistir en que la minipíldora o PSG, al igual que los demás MSG, es un excelente método anticonceptivo, que será bien aceptado por la mujer si recibe previamente una buena información y asume la variación en su patrón menstrual